Así lo han anunciado las dos grandes compañias Orange y Vodafone al cierre de su acuerdo de compartición de redes en España que incluye todas sus redes móviles, desde el 2G al 5G.

El acuerdo tiene un impacto fundamental en el sector español de telecomunicaciones puesto que supondrá mejores condiciones financieras y, por tanto, más rapidez de despliegue para los dos operadores, lo que previsiblemente acercará en el tiempo el despliegue del 5G para estos dos operadores y meterá presión a Telefónica y a MásMóvil.

Vodafone y Orange ya mantenían un acuerdo para compartir redes en municipios pequeños, hasta de 25.000 habitantes, pero ahora se amplía a las ciudades de hasta 175.000 habitantes, de forma que alcanzará a 14.800 emplazamientos radioeléctricos conjuntos.

De esta forma, como ya ha ocurrido con Vodafone en Reino Unido e Italia, los acuerdos de compartición permiten a ambos mantener su independencia en el diseño y despliegue de las redes en las grandes ciudades, donde se juegan el grueso de los clientes de mayor gasto y las grandes cuentas empresariales y del sector público.

Vodafone acaba de anunciar dos acuerdos similares en Reino Unido e Italia y su nuevo CEO ha señalado la compartición como uno de los ejes para ahorrar costes. Vodafone está agobiada por la deuda y ha mirado a las torres y, en general, a las redes, como una fuente de ahorros significativos de costes.

Fuente: Expansión.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *